miércoles, 24 de julio de 2013

Pinus sylvestris (el pino albar o pino silvestre)

     Pinus sylvestris L., el pino albar o pino silvestre (familia Pináceas), habita en Asia y el norte y centro de Europa, extendiéndose por el Sur hasta Sierra Nevada, norte de Italia y Macedonia. Laguna (1883-1890) indica de esta especie "El pino silvestre ocupa el primer lugar entre la abetineas europeas por la magnitud de su área: extiéndese ésta desde Escocia hasta el Ural, y desde nuestra Sierra Nevada hasta el norte de Noruega". López (2001) indica que en la Península ocupa cerca de 800.000 hect. de las que 342.074 corresponden a repoblaciones, su área natural se extiende por el centro y cuadrante nordeste, con enclaves en el sur de España (Sierra de Baza y Sierra Nevada) y en el norte de Portugal. Por repoblación se ha extendido por el norte. Sus mejores masas se encuentran en los Pirineos, Sistema Ibérico, Maestrazgo y Sistema Central.
      Es un árbol de tronco recto, de 5-35 m, y frecuentemente tortuoso en su hábitat natural, de color rojizo, escamoso en la zona superior, frondoso, denso en las ramas, con hojas de 4-8 cm de longitud, dispuestas en grupos densos. Conos masculinos poco perdurables, agrupados densamente, los femeninos de coloración variable en función de su edad, de color rosado el primer año, verdes el segundo y pardos el tercero. Semillas aladas, de 3-5 mm, con ala de 12-17 mm.
      En cultivo se multiplica por semillas. Las yemas se emplean como medicinales por sus propiedades balsámicas, para tratar afecciones de las vías respiratorias, y como diuréticas en infusión. La pez obtenida quemando los troncos y astillas se administra en forma de pomada contra las dermatosis (psoriasis, eczemas) y también se considera como un buen antiséptico y anticatarral. Teixidor (1871), indica "Para nosotros su mayor importancia es por los productos de naturaleza resinosa que suministra, si bien han tenido en otro tiempo aplicación las yemas como antiescorbúticas, antisifilíticas y contra la hidropesía, habiendo servido para fabricar cerveza mezclándolas con melaza, propiedades que según Murray tienen igualmente la corteza y las hojas". Laguna (1883-1890) indica que la "Madera es compacta, resinosa, de un color blanco, á veces algo rojizo, estimada como madera de sierra y como madera de hilo". Añade este autor "Son bien conocidas las muchas y variadas aplicaciones que del pino silvestre se hacen en Europa. Como madera, ya de hilo, ya de sierra, se estima en mucho la de esta especie en la construcción civil y naval, y los mástiles más apreciados por la marina proceden de los grandes pinares del Norte (Prusia y Rusia). La industria la emplea en usos variadísimos, desde el modesto tablado de la cama del pobre hasta la mesa de despacho del magnate, por más que está última esté revestida de una fina capa de caoba. Como combustible es una de las abietineas más estimadas. Sus productos resinosos son de bastante importancia en los países donde escasean ó donde faltan los pinos del mediodía (P. pinaster, P. laricio), más ricos en resina. Sus hojas, la pinocha, como las de otros pinos, se dan como ramon al ganado en los inviernos en los sitios en que la nieve abunda y cubre la yerba. Con el nombre de Waldwolle (lana de los bosques) se aprovecha, hace algunos años, principalmente en Silesia, la hilaza ó materia filamentosa obtenida de las agujas de este pino, y según su mayor ó menor grado de finura y resistencia, se emplea en el relleno de colchas y colchones, ó se hila y se teje y se fabrican con ella diversas prendas de vestir, usadas particularmente en los grandes hospitales, con ventaja, según se asegura, para la higiene, si se comparan con las hechas de algodón. …".
Bibliografía

Laguna, M. (1883-1890) Flora Forestal Española. Madrid.
López, G. (2001) Los árboles y arbustos de la Península Ibérica e Islas Baleares. Tomo I. ed. MP. Madrid.
Teixidor, J. (1871) Flora Farmacéutica de España y Portugal. Vols. I-II. Imprenta de José M. Ducazcal. Madrid. 
Pinus sylvestris 

 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario