jueves, 16 de mayo de 2013

Digitalis purpurea (digital)

       La digital, dedalera, dedalera encarnada o dedalera purpúrea (familia Escrofulariáceas) se extiende por todo el occidente de Europa, desde Marruecos hasta más allá del Círculo Polar Ártico, y llega hacia Oriente hasta la cuenca del Elba. Se cría en los bosques aclarados y en sus linderos, con encinas y alcornoques en el sur de la Península, pero con mayor frecuencia acompañando a los robles, hayas y abetos, así como entre rocas y peñascos de las montañas silíceas o descalcificadas. 
      Es una planta perenne más o menos tomentosa, que puede alcanzar hasta los 2 m de altura (incluyendo la inflorescencia), las hojas son ovado-lanceoladas, tomentosas, gruesas y dentadas, grisáceas en el envés y rugoso-reticuladas en el haz, las flores están dispuestas en un racimo unilateral, y presentan una corola tubulosa, con forma de dedal y tiene una cantidad variable de manchas en su interior. Su acción más importante es la que ejerce sobre el corazón enfermo, al cual tonifica. La taquicardia, es decir, los latidos excesivamente frecuentes del corazón y por tanto, la rapidez de pulso, quedan normalizados por obra de la digital. Indirectamente, también influye en otros síntomas patológicos, así favorece la producción y expulsión de orina cuando ésta, a causa de insuficiencia cardíaca, no se da en cantidad normal, hace desaparecer los edemas, y si el paciente respira con dificultad a causa de deficiencias cardíacas, también puede volverlo a la normalidad. Al parecer sólo en Gran Bretaña e Irlanda fue utilizada en medicina popular, y desde tiempo tan antiguo que se remonta, por lo menos, al siglo XI, y en Irlanda a épocas más remotas.

Digitalis purpurea
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario