lunes, 6 de mayo de 2013

Bellis perennis

     La maya o margarita menor (familia Compuestas), habita de manera general en la Península Ibérica en todo tipo de pastizales, preferentemente húmedos.
     Se trata de una planta vivaz, con todas las hojas dispuestas en una roseta basal, espatuladas, con los bordes festoneados y atenuadas en un peciolo; la inflorescencia está formada por un escapo de 10-15 cm, en cuyo ápice aparece un capítulo de unos 2 cm de diámetro, con la zona central amarilla, con numerosas flores tubulosas con cinco dientes, y las flores externas (lígulas) blancas y purpúreas en la cara inferior.
     Es planta cultivada también frecuentemente como ornamental, con numerosas formas que difieren tanto en el tamaño como en el color de los capítulos. Las cabezuelas contienen los ácidos málico, tartárico, acético, oxáltico y tánico, además de saponina (Barrera, 1980). Font Quer (1993) y Barrera (1980) indican que la planta se considera depurativa, por su virtud de activar el metabolismo, añade que antaño se reputaba como poderoso medicamento vulnerario, y específico de la pleuresía, y se han indicado otras virtudes, como por ejemplo que la flor contiene saponinas, y fue un remedio para curar los eczemas, las hojas jóvenes son comestibles, tanto crudas como cocidas, y los capítulos florales contienen taninos, saponósidos, aceites esenciales y ácidos orgánicos, que les confieren diversas propiedades: antitusivas, expectorantes, diuréticas, sudoríficas, cicatrizantes y para controlar la presión arterial.

Bibliografía
 
BARRERA, I. (1980) Plantas medicinales de la Serranía de Albarracín.
FONT QUER, P. (1993) Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Ed. Labor S. A. Barcelona.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario