domingo, 5 de mayo de 2013

Achillea millefolium


      La milenrama (familia Compuestas) es una planta de distribución eurosiberiana, que habita en la Península Ibérica en los Pirineos, mitad norte y escasas montañas más. Se trata de una planta herbácea rizomatosa de tallos erectos y pubescentes, con flores muy pequeñas, de color blanco puro y con 5 lígulas exteriores, agrupadas en capítulos, que a su vez se reunen formando un corimbo (a primera vista puede parecer una umbela). Las hojas tienen un tamaño de hasta 15 cm de largo, y están muy divididas en foliolos.
      Sus virtudes medicinales han sido destacadas por ejemplo por Barrera (1980) "se ha empleado funda-mentalmente como vulneraria, además la infusión de sumidades floridas se usa como tónico de las vías digestivas, contra la gastritis; esta infusión se usa para el lavado de heridas". Estas virtudes son destacadas por numerosos autores botánicos españoles, por ejemplo Teixidor (1871), indica que se empleaba en "Remotos tiempos para combatir muchas enfermedades … las hojas y flores exhalan olor debil aromático y tienen sabor amargo-astringente, debidos á un aceite volátil azul y á tanino, son tónicas y astringentes, útiles en las hemorroides, metrorrágias, hemóptisis y febrífugas; exteriormente facilitan la cicatrización de las úlceras, han formado parte de medicamentos y cita la Farmacopea las hojas, que reemplazan al lúpulo en la fabricación de cerveza". Font Quer (1993) in-dica que la reputación más preeminente y que nos viene de más antiguo, se cifra en su condición de vulneraria, "Pero así como Dioscórides tratándose de esta planta es parco en la diversidad de sus aplicaciones médicas, éstas se multiplicaron siglos más tarde, y la milenrama fue considerada no sólo vulneraria, es decir, buena para sanar y encorar las heridas, y hemostática, esto, es, apropiada para restañar la sangre, sino restablecedora de la normalidad menstrual, tónica, estimulante, y antiespasmódica, antihemorroidal, y como tantas otras plantas, febrífuga. Muchas de estas aplicaciones parecen realmente fundadas".

Bibliografía


BARRERA, I. (1980) Plantas medicinales de la Serranía de Albarracín.
FONT QUER, P. (1993) Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Ed. Labor S. A. Barcelona.
TEIXIDOR, J. (1871) Flora Farmacéutica de España y Portugal. Vols. I-II. Imprenta de José M. Ducazcal. Madrid.

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario